MÓVILES Y TABLETS BARATOS

SEGUROS DE COCHE Y MOTO

MODA DESIGUAL

MASCOTAS

El sexo en toda relación

En la actualidad hablar de sexo se ha convertido en una especie de "pan de cada día". Este tema tan rico en información tiene mayor apertura en las ciudades más civilizadas, en contraste encontramos a los pequeños poblados como censuradores por excelencia de temas relacionados con lo sexual.

 

La realidad hoy en día es que vivimos a través de nuestros deseos sexuales representados en el mundo que nos rodea y, mejor aún, sobrevivimos gracias a la satisfacción de dichos deseos.

 

-El sexo en la soltería.

Desde que somos niños los seres humanos poseemos sexualidad. Sentimos y tenemos gratificación por tener sensaciones placenteras en diferentes partes del cuerpo. Este principio fundamental en el desarrollo psicosexual de todo individuo nos predice la vida sexual futura de cada ser humano.

 

El contacto con nuestro propio cuerpo desde la niñez es crucial para el desarrollo de las concepciones sexuales que tendremos en el futuro. De esta manera, las prohibiciones realizadas por parte de los padres ante estas acciones auto-satisfactorias pueden ocasionar sentimientos de frustración o culpabilidad ante la búsqueda hedonista del placer.

En edades un poco más maduras como la pubertad o la adolescencia el ser humano buscará la gratificación de sus necesidades sexuales por medio de la zona erógena por excelencia: los genitales. De este modo, la práctica del acto sexual se convertirá en la "cristalización" de las experiencias pasadas con respecto a las sensaciones sexuales placenteras.

 

-El sexo en una relación.

Cuando se tiene una pareja estable el individuo tiende a "detenerse" en relaciones sexuales únicamente con esa persona, o por lo menos, mantiene más relaciones sexuales con esa persona en específico. Bajo este concepto la masturbación pasa a un segundo plano.

 

La satisfacción sexual con una pareja o con varias funciona como "liberación" de la energía sexual contenida en el "psiquismo" de la persona. En este sentido, cuando las relaciones sexuales no son satisfactorias, dicha energía sexual no se libera correctamente y los sentimientos de frustración y/o culpa se hacen presentes de la misma manera en la que se hacían presentes en la niñez.

Cada pareja conoce los gustos de su "compañero sexual", así los seres humanos están destinados a buscar de manera continua la gratificación sexual que se genera en "la cama".

 

Una de las bases más importantes en una relación de pareja es el sexo. Esta conducta primitiva de los sujetos es el pilar en el que se sostiene una relación "amorosa". Cuando el sexo es malo o existen problemas de salud que interfieren, entonces el mal humor o la depresión (no como un trastorno) se hacen presentes. Por ello, siempre será necesario buscar y mantener la "creatividad" y "pasión" en la relación y, en el caso de existir problemas fisiológicos, entonces será necesario acudir con un profesional que oriente a los afectados para alcanzar una plenitud sexual y mantener su relación amorosa con sustentos fuertes.

TODO PARA TU MASCOTA